Tauros




EnglishFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

domingo, 15 de febrero de 2009

EL PREGONERO EN CHELES

La localidad pacense de Cheles aún cuenta con un pregonero para mantener informados a sus vecinos.
La pequeña localidad pacense de Cheles, en la que residen unos 1.500 habitantes, es uno de los pocos municipios del país que mantiene la entrañable figura del pregonero, a través de la que aún se comunican los bandos municipales y otras noticias de interés para los vecinos de este pueblo.
Esta labor la ejerce, desde hace ocho años, Antonio Salgado Márquez, un hombre de 53 años, soltero y natural de este municipio. Este hombre, tras concluir sus labores en el campo, donde trabaja como asalariado en una explotación ganadera, aprovecha la hora de la siesta para comunicar oralmente a sus conciudadanos las últimas noticias o acontecimientos que les atañen.
Tras vociferar el bando, en el primero de los 19 puntos del pueblo que recorre cada vez que le encargan este cometido, Antonio explicó que cuando comenzó de pregonero empleaba simplemente "una cornetilla" como reclamo, pero con el transcurso del tiempo y debido a la extensión de los bandos municipales se quedaba "ronco" y fue entonces cuando le facilitaron un megáfono con el que ahora realiza los anuncios, montado en su coche, y no a pie como antaño.
Este hombre asegura que su cometido es "reconfortante", que se siente reconocido en su pueblo y que además recibe una "gratificación económica" de la corporación municipal por mantener informados a sus paisanos, tanto de asuntos públicos, como de informaciones que algún vecino tiene interés en difundir.
Al respecto, recordó una anécdota que ocurrió cuando un constructor requirió sus servicios para tratar de recuperar un sobre que había perdido en el que estaban los honorarios de los albañiles a los que tenía que pagar. Tras divulgar el incidente, Antonio asegura que el dinero apareció y en compensación él recibió 20 euros.
FIGURA FUNCIONAL
Por su parte, el alcalde de Cheles, Ángel García García, expuso que la figura del pregonero persiste en esta localidad por "mantener la tradición" pero también por su funcionalidad ya que, según subrayó, los vecinos del pueblo no tienen hábito de consultar el tablón de anuncios del consistorio, y "siempre están pendientes del pregonero" para mantenerse al día.
Asimismo, recordó que antiguamente este cometido lo cumplía un "ordenanza" del ayuntamiento y, como anécdota, relató que en una ocasión ejerció de pregonero una persona que no sabía leer, por lo que tras memorizarse los bandos, cuando éste llegaba a la última esquina se daba el caso de que el anuncio "no tenía nada que ver" con la notificación original.